Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

Header 1

REUNIONES

DOMINGOS

  • Escuela Dominical - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

Emisora

Radio

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

VIDEOS

Play

PARA QUÉ SE REUNE LA IGLESIA

adoracion piligrimsPARA QUÉ SE REUNE LA IGLESIA
Por: Jorge Castañeda

Si habláramos propiamente de los cultos congregacionales podría preguntar ¿Por qué hacemos lo que hacemos? Es decir, seguramente al ir a la reunión congregacional hacemos algunas actividades como cantar y orar y la pregunta es ¿Por qué lo hacemos? Creo que muchos creyentes no se han preguntado esto y siguen la costumbre que han recibido de la manera de hacer los cultos en la iglesia. Otros piensan que es simplemente asunto de organización del liderazgo de su iglesia y de la manera más viable que ellos han encontrado de hacer culto. Seguramente encontraremos quienes creen que lo que se haga en el culto puede ser manejado según la ocasión y sentir de la iglesia. Así han ingeniado novedosos programas en el culto y pueden variara sus elementos según el caso.

Al mismo tiempo considerándose iglesias bíblicas encontraríamos que los elementos usados en esos cultos no provienen de principios positivos y específicos de la Biblia. No, no estoy diciendo si se podrían respaldar algunas costumbres ya establecidas con un texto bíblico, sino que si esas costumbres surgieron de la meditación y estudio bíblico con respecto al culto público. Sería común encontrar que muchos piensan que Dios nos dejó a nosotros el ingeniar el culto que le ofrecemos y que según nuestras costumbres o prudencia propia podemos elegir que hacer o que suprimir en el culto y por ello no se requiere de ir a las Escrituras para hallar cada elemento del culto mientras nos mantengamos en general en el marco de lo que siempre se ha venido haciendo.

Esto ha desembocado que en años recientes los cultos congregacionales hayan suprimido muchos elementos asociados legítimamente con la adoración a Dios y hayan implementado (y lo sigan haciendo) programas y elementos ajenos a la adoración congregacional bíblica. Es común encontrar que como parte del culto público, muchas comunidades no ven algún problema en implementar obras lúdicas, actividades recreativas, o sustituir a voluntad uno u otro elemento de la adoración (como la predicación en algunos casos sustituida por películas, dramas, milagros, etc,) o hasta supriman la reunión dominical por alguna actividad extraeclesial.

Pero, ¿Estamos seguros que eso hace parte de nuestra libertad y espontaneidad? No importa aun si cada persona en la iglesia apoya la institución de cierto elemento o la abrogación del mismo, la iglesia no es una comunidad democrática sino teocrática y Dios rige a su Iglesia por su Palabra, la Biblia. Por lo cual, cada elemento que compone la adoración corporativa Dios lo ha ordenado y no podemos atrevernos a poner nuestra sabiduría a la par o sobre la sabiduría divina y continuar tranquilamente llamándonos ‘cristianos bíblicos’. Nuestro llamado no es a implementar elementos sino a obedecer a Dios en Cristo que es la Cabeza de la Iglesia. Cada elemento en el culto no debe ser respaldado por un versículo que nos deje tranquilos, sino que debe surgir del estudio de las Escrituras y los mandamientos claros de Dios a la iglesia cada vez que se reúne. De esta manera hallamos que reunirnos en culto y sobre todo, el día del Señor, no es opcional, como tampoco lo son los elementos que la iglesia usa en sus cultos, pues es Dios mismo quien los ha ordenado a su iglesia para que le adoren.

A la luz de esto, debemos aceptar que la iglesia en general ha hecho un culto conforme a sí misma y para sí misma y no para Dios, aunque digamos lo contrario. Las iglesias han elaborado un culto conforme a sus miembros, con los elementos más queridos por todos, mas apoyados, más concurridos por la mayoría y han suprimido aquellos elementos que no gustan mucho. El orden, el tipo de música, las actividades, la predicación, los temas mismos de enseñanza, el liderazgo, los ministerios, etc, tienen como punto principal el agrado de los asistentes y nunca antecedidos por la pregunta ¿Es eso lo que Dios nos ordena como Iglesia? Así cada elemento gravita en torno al hombre y no a Dios. Lo grave y lamentable es que pretendiendo agradar a Dios no solo se desobedece sino que se desafía el Señorío de Cristo sobre su iglesia al manejar Su cuerpo con nuestro criterio y no con el Suyo. Lejos de agradar y glorificar a Dios, estas actividades – no importan con cuanto celo se hagan – si no corresponden a la Biblia, no agradan a Dios. Como puede ver el punto no es quien grite mas ser bíblico sino quien lo sea de manera real y practica.

Por ello, debemos rescatar el culto público de las garras del humanismo y mundanalidad como de nuestra creatividad e ingenio. Solo por las Escrituras podremos llegar a la conclusión de lo que Dios demanda de su iglesia cada vez que se reúne, negándonos a nosotros mismos y presentando un sacrificio (que por ende cuesta) espiritual agradable a Dios. Seguro que entendemos que la iglesia se reúne para la adoración a Dios, pero permítanos ser aun más específicos para que esto no se quede en conceptos abstractos. Le ruego meditar en estos elementos, pero sobre todo, darse usted mismo al estudio de la Biblia para generar una convicción profunda en su alma y en la conciencia de la iglesia de lo que Dios demanda en culto congregacional.

La Iglesia se reúne para adorar a Dios en:

 

La lectura de la Palabra de Dios
Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. (1 Tim.4:13). Debo recordar que este texto está dado en un contexto de instrucciones eclesiales y no personales. El apóstol quiere estar seguro que Timoteo sepa cómo debes conducirse en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad (1 Tim.3:15). Dios ordena que la Biblia debe ser leída públicamente en los cultos de la congregación. Dios sabe que el crecimiento de los creyentes y la regeneración de los perdidos están asociados con su Palabra. Leer la Biblia en el culto, en voz alta, sin comentarla, deja claro a todos los presentes que reconocemos en verdad que no solo de pan vivimos sino de toda palabra que sale de la boca de Dios (Mt.4:4). Es muestra de sometimiento al Señorío de Cristo sentarnos espiritualmente bajo ella a fin de que sea el criterio divino poniéndose sobre nosotros.

El teólogo y pastor James M. Boice, dijo al respecto: “La lectura de cualquier porción sustancial de la Biblia también está desapareciendo. En el tiempo de los puritanos, los ministros regularmente leían un capítulo del Antiguo Testamento y uno del Nuevo... Pero nuestras lecturas de la Escritura se están haciendo cada vez más cortas, algunas veces solamente dos o tres versículos, en caso de que llegue a leerse la Biblia. En muchas iglesias no hay ni siquiera un texto para el sermón. Cuando yo era niño en una iglesia evangélica, a mí me enseñaron que en la Biblia Dios nos habla a nosotros y en la oración nosotros le hablamos a Dios. Entonces, ¿qué está sucediendo en nuestras iglesias que ni oramos ni leemos la Biblia? Lo que sea que esté pasando, no es adoración.

 

La Exposición de la Palabra de Dios
…que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. (2 Tim.4:2).
Si hay un elemento central (no más importante) en las reuniones públicas de adoración debe ser la exposición de las Sagradas Escrituras. Ha sido el método ordenado y usado por Dios para salvar a los creyentes en el sentido completo de la palabra, lo que incluye por supuesto, su santificación. La dieta regular de la predicación expositiva, es idea de Dios. Lamentablemente el sermón es una actividad en vía de extinción. No hablo del tiempo en que una persona pase y hable al frente de una congregación por cierto tiempo, me refiero a la exposición sistemática, pausada, puntual ¡De la Biblia! Para eso Dios ha querido llamar a ciertas personas con el fin que se dediquen completamente a la oración y al ministerio de la Palabra.

predicacionn

Otra vez Boice añade: “Hoy tenemos muy poca enseñanza seria de la Biblia, por no mencionar las exposiciones cuidadosas. En vez de esto, los predicadores tratan de ser personales, contar historias jocosas, sonreír y sobre todo evitar temas que puedan causar que la gente no se sienta feliz con la iglesia del predicador y se vaya….Los predicadores [Al estilo tele-evangelistas] hablan sobre necesidades que se sienten, no necesidades reales, y esto generalmente significa decirle a la gente solamente lo que ellos quieren escuchar. Los predicadores quieren ser agradables, populares o proveer un buen entretenimiento. Y, por supuesto, ¡quieren ser exitosos!”. Hoy las personas desean pequeños ‘tips’ que no superen los 15 minutos, que los ayude a ser exitosos y a bregar con sus asuntos temporales pero no tienen tiempo, mente ni corazón para la exposición de la Biblia.

 

La oración diligente
Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; (1 Tim.2:1)
Este mandamiento divino se sitúa al principio del capítulo 2 de 1 a Timoteo el cual da instrucciones sobre la adoración corporativa. Para Pablo, Timoteo debería dar prelación a la oración corporativa regular como parte del ministerio. Boice comenta: “Es casi inconcebible para mí que algo llamado adoración pueda ser llevado a cabo sin una oración significativa, pero eso es precisamente lo que está sucediendo. Usualmente hay una oración corta al principio del servicio, aunque hasta eso se está esfumando. Está siendo reemplazada con una salutación de compinches para hacer que la gente se sienta bienvenida y relajada...Otra oración que generalmente es omitida es la oración de la ofrenda. Podemos entender que, como ya sabemos, amerita la intervención del Dios Todopoderoso para que la gente egocéntrica dé suficiente dinero para mantener la iglesia en su marcha. Pero las oraciones más largas- las oraciones pastorales- están desapareciendo…¿Cómo podemos decir que estamos adorando si ni siquiera estamos orando?”.

La iglesia debe orar como cuerpo y mucho de la salud de una iglesia se ve reflejada en sus reuniones de oración como en las oraciones mismas cada vez que se reúnen. Estas oraciones públicas en los cultos deben ser solemnes, saturadas de Escritura y adoración. Deben contener confesión de pecados, acciones de gracias, peticiones y suplicas humildes. Las oraciones son también un testimonio claro a todos que dependemos de Dios y que debemos a Él toda sumisión porque siempre oramos pidiendo: Hágase tu voluntad.

 

Los cantos espirituales
…hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones (Ef.5:19).
Es otro mandamiento divino con respecto al culto público. Cantar no es una opción para el pueblo de Dios, pero tampoco lo es el material de donde dichos cantos deben surgir y el propósito mismo de los cantos. Aunque a muchos les parezca extraño el concepto, no cantamos para sentirnos bien o tener una experiencia mística. Cantamos al Señor con cantos bíblicos para adorarlo a Él, pues solo Él es el objeto de la adoración (Dt.10:21). Los cantos además cumplen la función de edificarnos unos a otros cada vez que recordamos y proclamamos públicamente el contenido de nuestra fe y las promesas de Dios. Boice es claro cuando afirma:

“Uno de los rasgos más tristes de la adoración contemporánea es que los grandes himnos de la iglesia están casi fuera de circulación. No han desaparecido totalmente, pero están en vía de desaparecer. Y en su lugar han llegado cancioncitas triviales que tienen más en común con los malos comerciales que con los salmos. El problema aquí no es tanto el estilo de la música, aunque las palabras baratas van más con los tonos y las armonías baratas. El problema más bien es con el contenido de las canciones. Los viejos himnos expresaban la teología de la iglesia en maneras profundas y perceptivas y con un lenguaje memorable y atractivo. Éstos levantaban los pensamientos del adorador hacia Dios y les daban palabras vívidas con las cuales recordar los atributos de Dios. Las canciones de hoy reflejan nuestra teología superficial o inexistente y hacen casi nada por elevar nuestros pensamientos acerca de Dios. Lo peor de todo son las canciones que meramente repiten una idea, palabra o frase trivial una y otra vez. Canciones como éstas no son adoración, aunque tal vez puedan dar a la persona que asiste a la iglesia una sensación religiosa. Son mantras, que pertenecen más a una reunión de los adeptos de la Nueva Era que a estar en medio de los adoradores de Dios”.

 

La participación de las ordenanzas
…Haced esto en memoria de mí. (Lc.22:19).
Estas fueron las palabras de Cristo a sus discípulos y evocan lo que los discípulos de Cristo deberíamos hacer en los siglos posteriores. Reconocemos solo dos ordenanzas que nos recuerdan de forma visible el sacrificio de Cristo a favor de su pueblo: El bautismo y la mesa del Señor. Ambas ordenanzas nos evocan la muerte de Cristo, pero su resurrección y nuestra nueva vida en Él. Aquí por medio de elementos tangibles y mediante exhortaciones de la Palabra de Dios, somos conscientes de la realidad espiritual de los creyentes.

Participar de estas ordenanzas es parte de lo que Dios ha ordenado a su iglesia hacer. No hacen parte de una adición o rito opcional. Ningún creyente en general, debería abstenerse de estas ordenanzas pues son otros medios de gracia que afirman su fe. No deberían darse en un contexto trivial o desprovisto de todo elemento de culto, mas bien, deberían ser fieles a una de las más bellas expresiones de fe de los hijos de Dios en culto público.

 

santa cena

El ofrecimiento de bienes materiales
Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.(1 Cor.16:2)
Como el pastor J.P. Cruz hace notar en su tratado de adoración publica: “Cuando hablamos del tema económico no deja de haber suspicacias en algunos, somos consientes que muchas iglesias falsas y pastores falsos han utilizado la religión para sus fines económicos…no son pocas las iglesias que abusan de los hermanos, teniéndolos solamente como una fuente económica. Por un lado el invento de las indulgencias y el pago de misas….y por otro lado tenemos iglesias que han hecho toda una estructura y han enseñado la falsamente llamada doctrina de la prosperidad, en donde enseñan a los hermanos a ofrendar por interés, con el afán y deseo de recibir de lo que dieron y no como enseñan las escrituras”.

Pero el hecho fehaciente del abuso, no anula el principio legítimo. Las Escrituras enseñan que los creyentes deben ofrendar a Dios como han propuesto de antemano con buenos motivos de adoración a Dios, pues el avance del reino de Dios es algo que le glorifica. Así, cuando nos reunimos como iglesia, el creyente debe dar de una forma agradecida según haya prosperado. Es importante que las ofrendas recolectadas en el culto sean dadas en conciencia y como parte de la adoración y no como algo anexo y mundano que hacemos. En muchos lugares el tiempo de las ofrendas es usado para cantar o conversar o mientras se dan los anuncios, así se distrae en el acto mismo de adoración que se pretende ofrecer. Sin embargo este también es un elemento que debe ser observado con solemnidad y reverencia, como parte del culto ofrecido a Dios, pues él mismo ha querido ser adorado así.

 

Todo esto en un contexto particular: El servicio unos a otros
Hágase todo para edificación. (1 Cor.14:26b).
Debo aclarar que no hablo del ministerio eclesial cuando la iglesia no está reunida. Creo que el principio de servirnos los unos a los otros supera las ocasiones cuando nos reunimos. Hablo específicamente de servicio los unos a otros en los cultos. Debemos decir que la palabra iglesia implica reunión y si algo debe caracterizar en las reuniones públicas es lo que promueva la edificación mutua y corporativa no la privada. Algunos creyentes van a culto y ponen una barrera invisible pero muy evidente y asumen el culto público como una devoción privada. Así solo piensan en su propio provecho, en su propia comodidad a expensas de las de los demás.

Hágase todo para edificación indica que cada elemento, actitud, acción, debe edificar al cuerpo y no ser tropiezo para que la edificación sea una realidad. No se puede ver como personas interrumpiendo, llegando tarde a las reuniones, haciendo ruidos distractores, quizás durmiendo, salidas a los pasillos o baños cuando la iglesia está adorando, miembros sin sus elementos para la adoración, desconsideración y más, puedan aportar para la edificación mutua. Hágase todo para edificación significa que soy consciente que hago parte de un cuerpo, que el culto es la máxima expresión a la divinidad dada por el cuerpo de Cristo y que me acojo, admiro y me apego a esto con reverencia y amor.

De esta manera apreciamos que Dios no nos dejó en tinieblas cuando instituyó su iglesia y su desarrollo, mucho menos el culto público que le es agradable.