Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

Header 1

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

INICIO

SIN SANTIDAD NO HAY COMUNIÓN

Mayo 14

‘Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él’.
1 Juan 1:5 

 

 

El apóstol Juan quiso introducir esta carta afirmándonos que la escribió para que nuestro gozo sea cumplido. Pero para llegar a ese gozo completo, él mismo afirma que debemos tener comunión con el Padre y con el Hijo. No hay gozo sin comunión con Dios y nadie puede tener comunión con Dios si permanece en su estado pecaminoso. Es una cadena simple de entender.

Si una persona es justificada por la fe, tiene ahora comunión con Dios lo que le proveerá del gozo descrito en este pasaje. Que no hay comunión con Dios mientras permanezcamos en pecado es una verdad sostenida en las Escrituras: ‘Entonces Josué dijo al pueblo: No podréis servir a Jehová,  porque él es Dios santo,  y Dios celoso;  no sufrirá vuestras rebeliones y vuestros pecados’ (Jos.24:19).  ‘¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios’ (1 Cor. 6:9-10). ‘Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor’ (Hb.12:14). ‘Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él’ (Is.35:8). ‘Muy limpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio’ (Hab.1:13).


La enseñanza sostenida de las Escrituras es que el pecado es un obstáculo para la relación con Dios. Juan nos escribe estas cosas para que entendamos que la base de esta comunión con Dios es la santidad. Esto es algo elevado y duro porque la realidad es que somos pecadores. Partiendo de allí podemos entender el plan de salvación. Nadie que sea pecador será salvo, nadie que sea pecador puede tener comunión con Dios. Allí entonces podemos ver más claramente la obra de Dios en Cristo Jesús. Él vino a salvarnos de nuestros pecados, vino a hacer todo lo que era necesario hacer para librarnos del pecado y de sus consecuencias. Toda la obra de salvación tiene que ver con que Dios está salvando del pecado y aquellos que son librados del pecado, tienen comunión con Dios, aquellos que están siendo librados de sus pecados serán salvos, aquellos que le sean perdonados sus pecados serán felices, gozosos por siempre, en la comunión con Dios.


La comunión con Dios no viene por negar nuestro pecado o minimizarlo o justificarlo. La comunión con Dios no es un fruto de ocultar el pecado o negarse a confesarlo. No es el resultado del que quiere tratar con su pecado a su propia manera con sus propios métodos. De nada vale andar diciendo que uno no es tan malo, que hay otros peores, que podemos solucionarlo con algún dinero o penitencia. Solamente por Cristo, cuyo nacimiento, vida, obra, muerte, resurrección y la ascensión fueron obrados para la salvación, el hombre recibirá la comunión con Dios. Fuera de estar en Cristo un individuo está en sus pecados que le  separan de Dios. La comunión con Dios tiene como base la santidad de Dios que no se nos olvide. Y ya que somos incapaces por nosotros mismos de librarnos del pecado a Dios gracias que nos dio su Hijo para que nos libre del pecado y nos lleve a la comunión con el Padre celestial. ¡Bendito Cristo y bendita santidad!

 

Lectura Bíblica

 

1 Corintios 5, 6
Salmo 133