Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

Header 1

REUNIONES

DOMINGOS

  • Escuela Dominical - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

Emisora

Radio

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

VIDEOS

Play

CREYÉNDOSE MÁS VALIENTES DE LO QUE ERAN

Mayo 19

‘Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron’.
Marcos 14:50

 

 

Usted puede poner frente a frente los siguientes versículos 16:31 y 50 y asombrarse que las cosas hayan cambiado tanto en tan corto tiempo. El primer cuadro nos presenta unos discípulos seguros de sí mismos, confesando estar dispuestos a morir, si fuera el caso, por su Maestro. No podemos poner en duda la sinceridad de sus palabras. Seguramente ellos se estimaban así, creían que podían hacer frente a cualquier circunstancia, que su lealtad hacia el Señor Jesús era lo suficientemente sólida para soportar cualquier prueba.

Unas horas después, la prueba sobrevino y con ella la tentación. Poco a poco, esos discípulos que en el aposento alto y compartiendo la cena pascual estaban seguros de sí mismos, fueron cayendo uno tras otro, hasta que todos abandonaron en las horas de sufrimiento al Señor Jesús. En efecto, en teoría las cosas son más fáciles de sortear y resolver que en la realidad. Cuando se vieron rodeados de hombres violentos que iban en serio a tomar la vida del Salvador, otros sentimientos se apoderaron de ellos, su valentía se derritió, sus resoluciones se esfumaron, su compromiso se desvaneció, su lealtad se evaporó con facilidad sorprendente.


Esto trae demasiadas lecciones a nuestra alma, ¿No le parece? Esta es solo una pequeña muestra de la torpe y desproporcionada manera en que medimos nuestras virtudes y lealtad al Señor y lo ciegos que estamos a nuestro verdadero estado. Tenemos una estimación propia que no corresponde con la realidad y solemos ver fortalezas, firmeza, lealtad a Cristo, y el Evangelio donde sencillamente no los hay. Si bien, los discípulos huyeron al ver su vida correr peligro, nosotros resultamos mostrando nuestra falta de lealtad a Cristo y su evangelio por causas infinitamente menores y hasta ridículas. Muchos simplemente “dejan solo al Señor” por pequeños disgustos, problemillas, faltantes y aun a veces hasta el clima hace resaltar su falta de lealtad al Señor y su Evangelio. En verdad parece que nos estimamos bastante y usted sabe que esa lealtad a veces solo se encuentra en la superficie de su vida.


Cristo sí conocía el verdadero estado de sus discípulos, por lo que justo en ese espacio que hubo entre las promesas de lealtad que ellos le profesaron y su posterior fracaso, el Señor les señaló el camino que deberían haber seguido para no fracasar: ‘velad y orad, para que no entréis en tentación, el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil’ (Mr.14:38). Quien realmente conocía el estado de sus discípulos los exhortó a que se acogieran a las fuerzas y capacidades de Dios venidas por la oración y la continua atención a su vida espiritual para que no resultaran golpeados y vencidos en aquella hora de prueba. Los discípulos reaccionaron muy naturalmente en medio de esa prueba, para su fracaso. Revisaron su interior y creyeron ver fortaleza y lealtad y fallaron. Intentaron sortear este episodio con sus propios recursos, a la luz de su propia personalidad, a la fuerza de su propio corazón y cayeron.


Querido lector, que no sea su caso. No piense en fiarse en usted mismo frente a la vida en cualquiera de sus demandas. No se engañe con su falsa fuerza y obedezca al que nos conoce. Si el Salvador de la iglesia afirmó que sus discípulos deberíamos orar sosegadamente y velar por el estado de nuestras almas para no caer en tentación no piense ni por un momento que saldrá ileso de ellas untándose superficialmente este principio. Atienda a su vida espiritual y ore, no sea que en algún aspecto resulte negando al Salvador como esos discípulos que se creyeron más fuertes de lo que realmente eran.

 

Lectura Bíblica

 

1 Corintios 15, 16
Salmo 137