Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

Header 1

REUNIONES

DOMINGOS

  • Escuela Dominical - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

Emisora

Radio

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

CON FUEGO NO SE JUEGA, NI CON EL EVANGELIO

Julio 12

‘Más si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema’. Gálatas 1: 8 y 9

 

Deseo hacerle una pregunta ¿Podría definir exactamente qué es evangelio? ¿Cuál es el contenido de esa buena noticia? No es de extrañar que haya tenido que pensar un poco antes de responder. Posiblemente respondamos titubeando ya que entre más pasa el tiempo, esta palabra junto con su contenido se ha venido traspapelando entre la iglesia.

No solo hemos llegado a refundir la correcta definición de lo que es el Evangelio por ir corriendo entre el activismo y las novedades que vienen continuamente, sino que lo hemos sabido redefinir. Si usted es de los que aprendió que el cristianismo no es una religión y es más que doctrina, más bien un estilo de vida, entonces muy seguramente le costará definir correctamente el evangelio.


Alguno pensará que no deberíamos pasar tanto tiempo en asuntos tan “teóricos” cuando hay tanto que podemos aprender de la Biblia, quizás los tres pasos al éxito o los cinco principios para una familia feliz. Pero cuando vemos que el apóstol Pablo, enérgicamente lanza una maldición sobre los que predican un evangelio distinto, entonces nos debemos preguntar ¿Es importante definir correctamente el evangelio? Quizá el problema es que damos por sentado que sabemos lo que es el evangelio y asumimos que estamos en el verdadero evangelio. Miramos por las ventanas y nos parece que la distorsión del evangelio se halla en las sectas más prominentes, pero intuimos una seguridad de estar en lo correcto. Creo entonces, que a esta altura es mejor que prestemos atención, pues según el apóstol se puede distorsionar el evangelio, predicarlo y ser puesto por Dios bajo maldición.


Definir correctamente el Evangelio no es un lujo intelectual, viene como necesidad para entender toda la Biblia y como una imperiosa obligación porque no hay otro medio por el cual una persona pueda saber el camino para la salvación de su alma. Si el evangelio son buenas noticias para la salvación entonces sería un error fatal distorsionar el mensaje, pues un mensaje destinado a salvar, si fuere distorsionado desembocaría en condenación. Pero cuando esta buena noticia la da Dios mismo y ha ordenado que los suyos la divulguen, entonces sus mensajeros debemos estar conscientes de entender dicho mensaje y entregarlo con fidelidad. Entonces ¿Es necesario definir correctamente el evangelio?


Se dedica hoy un gran esfuerzo e intención a trazar nuevas estrategias y métodos para alcanzar a los perdidos. Se enfatiza en muchos lugares que lo más importante es ganar almas. Las clases de evangelismo se han visto reducidas a estudiar las maniobras más astutas y las claves para apresurar la decisión de las gentes por Cristo. Pero ¿Cuánto tiempo y esfuerzo se dedica a entender el contenido del evangelio? Si hablamos de ganar almas por medio de la evangelización ¿Por qué dedicarse a los métodos y no al contenido del mensaje, es decir, al evangelio? ¿No hemos invertido las cosas? Si el evangelio es poder de Dios para salvación ¿Qué nos lleva a desviar la atención hacia las estrategias?


El mensaje del Evangelio es desafiantemente sencillo, pero a su vez cargado de profundidad. Se trata de la salvación del alma, por la gracia de Dios, de la culpa y condenación eterna del pecado a través de la fe bíblica en Cristo solamente, al considerarlo como el único y todo suficiente Salvador por su pobra en sustitución en la cruz, restaurando al individuo a la comunión con Dios.
¿Es esa su definición?

 

Lectura Bíblica

 

1 Crónicas 13, 14, 15
Salmo 5