Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

Header 1

REUNIONES

DOMINGOS

  • Escuela Dominical - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

Emisora

Radio

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

ES MÁS QUE DEJAR DE HACER

Agosto 27

‘Solamente oían decir: Aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora predica la fe que en otro tiempo asolaba. Y glorificaban a Dios en mí’.
Gálatas 1:23-24

 

Los hijos de Dios, por algunas enseñanzas que se han quedado cortas del poderoso significado de lo que es la obra del Espíritu Santo en la vida de un regenerado, pueden haberse quedado en una definición muy insipiente de las evidencias de una vida nueva. Es muy fácil encontrar a hijos de Dios tranquilos en sus conciencias midiendo su crecimiento con respecto a lo que ya no son, evaluando si han o no crecido en la fe en relación al hombre que antes eran y a las costumbres que antes tenían.

Continuar leyendo - ES MÁS QUE DEJAR DE HACER

MOVER EL CORAZÓN ANTES QUE LAS MANOS

Agosto 26

‘Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey’.
1 Samuel 15:23

 

La obediencia, en el contexto bíblico, es un acto comprensivo. Eso quiere decir que tiene incluido varios elementos para que sea contada como tal, sin los cuales, el acto queda vacío en sí mismo. Suele pasar que las personas, ya sea por total desconocimiento de las Escrituras o por inmadurez espiritual, piensen que la obediencia a Dios está limitada a los actos externos.

Continuar leyendo - MOVER EL CORAZÓN ANTES QUE LAS MANOS

¿POR QUÉ EL SEÑOR NOS LIMITA?

Agosto 25

‘Y Jehová dijo a Gedeón: El pueblo que está contigo es mucho para que yo entregue a los madianitas en su mano, no sea que se alabe Israel contra mí, diciendo: Mi mano me ha salvado’.
Jueces 7: 2

 

Se espera del creyente, que aprenda a seguir la voluntad revelada de Dios de forma activa y que se aprenda a someter a la voluntad secreta de Él de forma pasiva. Ambos tipos de obediencia se desarrollan matando nuestra inclinación natural a imponer nuestro criterio en cada asunto. Dicho de otra manera, la rebeldía a someterse a la voluntad revelada de Dios –sus mandamientos-, es muestra de un corazón orgulloso, como también lo es la falta de contentamiento a lo que Dios en su providencia hace venir sobre nuestras vidas y en lo se espera, tengamos toda la humildad gozosa para asumirlas como el trato paternal del Señor, aunque aparentemente tal o cual situación nos lleve a la pérdida.

Continuar leyendo - ¿POR QUÉ EL SEÑOR NOS LIMITA?