Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

Header 1

REUNIONES

DOMINGOS

  • Escuela Dominical - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

Emisora

Radio

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

LA ENFERMEDAD EN EL CREYENTE

Septiembre 14

‘Erasto se quedó en Corinto, y a Trófimo dejé en Mileto enfermo’.
2 Timoteo 4:20

 

¡¿Qué?! Un momento, ¿quién es el que está hablando aquí? ¿Un hombre de poca fe, o tal vez un hombre en sus peores pecados o quizás ocultos? De ninguna manera, estas palabras las escribe el gran apóstol Pablo cuando habían pasado muchas décadas de haber caminado con Jesucristo como fiel discípulo. Además, este hombre fue usado para llevar a cabo grandes milagros como sanidades y liberaciones (Hch.28:8-9). Entonces ¿Por qué dejó a su amigo enfermo en Mileto?

Continuar leyendo - LA ENFERMEDAD EN EL CREYENTE

LA MALIGNIDAD DEL PECADO (5)

Septiembre 13

‘¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?’.
Romanos 6:16

 

Hay dos cosas en las que los hijos de Dios deben madurar siempre: en desarrollar un pensamiento cada vez más alto de lo santo y en el pensar cada vez más mal del pecado, de nuestros propios pecados. ¿Sabe que nunca pensaremos tan alto de lo santo y tan malo del pecado? Pídale al Señor que ese odio que siente se transforme en apartarse de ese pecado y de semejantes. Prosigamos:

Continuar leyendo - LA MALIGNIDAD DEL PECADO (5)

LA MALIGNIDAD DEL PECADO (4)

Septiembre 12

‘Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor’.
Romanos 13:9-10

 

Cuando una persona, en su pecado, quiere hacer quedar mal a otra, habla lo peor que se puede de ella. Suele empequeñecer sus cualidades y exagerar sus debilidades y defectos. Debo decirle que por estos devocionales, deseo que odie el pecado hablando mal de él. Pero créame, no estoy rebajando sus virtudes porque el pecado no tiene ninguna. No estoy exagerando sus defectos porque el pecado solo son defectos miserables. Dios le dé un corazón para “llenarse de motivos” para con el pecado y el camino hacia él sea dificultoso. Sigamos pues:

Continuar leyendo - LA MALIGNIDAD DEL PECADO (4)